Jubilaciones anticipadas: una engañosa rectificación del Gobierno

Artículo publicado el 2 de octubre de 2014 en Agenda Pública de eldiario.es

La decisión del Gobierno de rectificar el injusto criterio aplicativo que impedía el acceso a la jubilación anticipada a los 61 años a miles de trabajadores que perdieron su puesto de trabajo antes del 31 de marzo de 2013 debe ser bienvenida. Tras una polémica actuación inicial, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha tenido reflejos para evitar un probable revés judicial y mostrar –o aparentar, al menos– una actitud dialogante. La opinión pública así parece haber valorado esa rectificación. Sin embargo, se pasa por alto que desde esa fecha todos los trabajadores en edades próximas a la jubilación –muchos de ellos desempleados de larga duración– se enfrentan a duras condiciones de acceso anticipado a la pensión como consecuencia de la nueva regulación introducida por el Real Decreto-ley 5/2013: una norma que fue aprobada por el Gobierno violentando el requisito constitucional de extraordinaria y urgente necesidad, y que suscitó una unánime reacción de rechazo de las fuerzas políticas de la oposición y de los interlocutores sociales. Hagamos memoria.

Sigue leyendo

Borja Suárez en A vivir que son dos días: “La incapacidad para hacer frente a la ofensiva neoliberal tiene mucho que ver con la debilidad de la socialdemocracia”

¿Podría conseguirse un equilibrio económico más justo para todos? Al calor de de la reciente celebración de la reunión anual de Davos, en la que líderes políticos y económicos debaten sobre la desigualdad y pobreza en el mundo, el domingo 26 de enero el programa de la Cadena Ser “A vivir que son dos días, que dirige y presenta Javier del Pino, desarrolló un interesantísimo debate sobre los efectos de la crisis, la desigualdad creada, el ataque al estado de bienestar acometido por las políticas neoliberales y el papel de la política para corregir esta tendencia, y más señaladamente de la izquierda. En este debate participó nuestro compañero Borja Suárez, junto a Josep Fontana, Teresa Cavero, y Carlos Jiménez Villarejo, además de por supuesto el propio Javier del Pino.

Podéis escuchar el debate íntegro (42 min.) en la Cadena Ser, este enlace:

http://www.cadenaser.com/sociedad/audios/carlos-j-villarejo-davos-va-remodelar-nada-hay-intencion-hacerlo/csrcsrpor/20140126csrcsrsoc_7/Aes/

Extracto de algunas de las intervenciones de Borja Suárez a lo largo del mismo:

  • “El resultado de la crisis es la agudización de la desigualdad y la pobreza. Y sus peores consecuencias están por venir, porque se está utilizando la crisis como pretexto para atacar el estado de bienestar”.

  • “La crisis ha puesto de manifiesto la pérdida de relevancia del factor redistributivo en la acción política”.

  • “El capitalismo sin escrúpulos ha salido triunfante de la crisis, y ha aprovechado esta situación para atacar los elementos que compensan el mundo de desigualdades: el estado de bienestar”.

  •  “Hemos asistido durante años a la colonización del espectro de la izquierda por parte de valores neoliberales, que la izquierda no ha sabido combatir”.

  • “Ahora, la socialdemocracia está buscando recuperar la credibilidad perdida. Y el riesgo está ahora mismo en buscar esa credibilidad en conceptos novedosos, cuando lo que tiene que hacer la izquierda es recuperar sus señas de identidad”.

¿Aumenta la crisis necesariamente la desigualdad?

“No hay en este momento unos indicadores precisos ni en España ni en Europa sobre los datos de desigualdad”, Mariano Rajoy, 8/12/2013, El País.

Sorprende esta declaración, pues muestra desconocimiento de nuestro presidente de un dato importante, fácil de encontrar en la página web de Eurostat o del Instituto Nacional de Estadística, y que aquí se presenta en la Tabla 1 (si se escabulle ante información tan fácil de contrastar, preocupa lo que hará con información menos accesible).

Fuente: Eurostat, código tessi190.

En dicha tabla se observa el indicador más habitual de desigualdad económica, el índice de Gini, una cifra que compara la distribución de la renta de un país con la situación teórica en la que la distribución fuese en la misma proporción para todos, en cuyo caso el indicador tomaría el valor 0. Tomaría el valor 1 si una persona (o familia) tuviese toda la renta y el resto, ninguna. Los valores conocidos históricamente para este índice oscilan entre 0,2 y 0,7, aproximadamente. Sigue leyendo