Líneas rojas de la socialdemocracia en el siglo XXI

Ver original en: Artículo EL PAÍS, jueves 14 de junio de 2012

Creemos necesario resaltar 10 mensajes que expresan valores esenciales de convivencia y progreso. No agotan los ámbitos de debate y acción que deberían orientar la socialdemocracia, pero ejemplifican los retos y propósitos básicos que deberían conformar su estrategia de futuro

Desde un enfoque global que reivindica el poder de la política y la democracia para transformar el mundo, que defiende un modelo social más equitativo y que apuesta por un desarrollo económico más eficiente y sostenible, creemos necesario resaltar 10 mensajes que expresan valores esenciales de convivencia y progreso. Se trata de ideas básicas, hoy cuestionadas por la derecha ideológica o por la práctica reciente de políticas supuestamente socialdemócratas.

Sigue leyendo

Apoyo a la Huelga del 29-M: No a la ruptura laboral

29M Huelga GeneralLos sindicatos UGT y CCOO han convocado para el 29 de marzo una huelga general contra la reforma laboral impuesta por el Gobierno, contra el recorte de los derechos sociales de los ciudadanos y contra la política de drástica reducción del gasto público que está afectando a los servicios públicos esenciales. Coincide este llamamiento con el realizado por los sindicatos de ámbito autonómico en el País Vasco, Navarra y Galicia, conformando así una convocatoria generalizada para ese día del movimiento sindical en el conjunto del Estado.

Desde Líneas Rojas apoyamos sin reservas esta convocatoria de huelga, una medida obligada por el calibre de la agresión que supone la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP, la más regresiva y radical de nuestra historia democrática.

Sigue leyendo

Una oposición útil frente a un PP hegemónico

Con una amplia mayoría absoluta en el Congreso y once de las diecisiete Comunidades Autónomas bajo su control, los populares podrían actuar como una autentica “apisonadora” política. En los primeros sesenta días de gobierno, el PP ya ha mostrado su intención de hacer uso (y abuso) de su poder hegemónico para poner en marcha tanto su programa electoral, como, sobre todo, su programa oculto (incluyendo aquí, por ejemplo, el abaratamiento del despido).

Cuanto mayor es el poder de un partido en el gobierno, más importante es el papel del resto de las fuerzas políticas que conforman la oposición. El PSOE, como principal partido de esa oposición, ha de acertar en su labor de control a la acción del gobierno de Rajoy, así como en erigirse en una alternativa sólida y creíble al proyecto conservador que representa el PP. De su grado de éxito para conseguirlo dependerá, además, que el PSOE logre o no reconectar con los más de cuatro millones de votantes que le dieron la espalda en las pasadas elecciones generales. Esos electores no volverán sin que el PSOE obtenga de nuevo su confianza.

Sigue leyendo