Recortes, paro y políticas baratas

La peor crisis del capitalismo desde 1929 está produciendo dos efectos de signo contrario sobre la educación. Por un lado, el descenso del PIB unido al aumento del gasto por las prestaciones por desempleo ha disparado el déficit del Estado. Las limitaciones de la UE, junto con las condiciones de los mercados financieros, han llevado a los gobiernos a optar por reducir gastos, en vez de aumentar el endeudamiento o la inflación. Ya sabemos cómo ha afectado esto a los presupuestos educativos. Obviamente, los recortes están empeorando las condiciones de trabajo del profesorado. ¿Empeorarán también los resultados? Para responder a esta pregunta podemos observar que en la última década los presupuestos educativos han crecido, pero los resultados educativos permanecen estancados. No sabemos si de no aumentar los presupuestos, los resultados habrían empeorado, pero sí podemos comparar países, y apreciamos que, alcanzado cierto nivel de gasto, mayor presupuesto educativo, no se traduce claramente en mejores resultados. Pero todos estos razonamientos sólo nos hablan de incrementos o estancamientos, no de retrocesos. La frustración del profesorado, especialmente en comunidades autónomas, en las que han sido condenados por las autoridades políticas, sí que podría empeorar el clima escolar, y, por tanto, los resultados educativos.

Sigue leyendo

Del socialismo estamental al socialismo universalista

Ver original en: Artículo Debate Callejero, Viernes, 13 Enero, 2012

El hundimiento socialista es una especie de test de Roschard, es decir, un test proyectivo, donde se le enseñan unos manchurriones al paciente y debe decir lo que vea. Lo que el paciente cuenta, no está en la mancha, está en su cabeza. Con los resultados electorales pasa algo parecido, cada uno ve LA CAUSA de la debacle en aquello que tiene en su cabeza. Si la persona tiene alguna inquietud científica, intentará que su interpretación de la mancha cumpla con unos mínimos de rigor metodológico, pero para esto hay que ser un perturbado de la especie politológica, sociológica o demás gente de mal vivir.

Me he puesto la venda antes que la herida, para que me dejen que apaciblemente haga mi proyección. Creo que una de las causas del hundimiento está en que el PSOE se ha dejado llevar por el frenesí identitario, un frenesí que según algunos comenzó en la izquierda con mayo del 68 (Boltansky y Chiapello) y que ha conseguido refinarse hasta constituir la ideología más completa y refinada del capitalismo realmente existente: tolerancia multiculturalista y mercado liberal, como formas “naturales” del orden social (Zizek).

Sigue leyendo